Login
Main menu
Vinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.x

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
El hito tuvo lugar en París, un barrio con casitas de adobe aferradas a la montaña, que solo en el 2014 registró 106 de los 675 casos nuevos de dengue de toda Antioquia, por sus condiciones de salubridad.

Allí se realiza desde hace tres años el programa Eliminar el Dengue Desafío Colombia, cuya meta era liberar en 5.000 viviendas de ese barrio zancudos transmisores del dengue e infectados en laboratorio con Wolbachia, bacteria común en insectos como la mosca de la fruta, que es segura para la salud humana y del ambiente, pues impide que el virus del dengue se desarrolle dentro del zancudo y se transmita a la gente.Este jueves, tras 21 semanas de liberar Aedes aegypti (dos por vivienda cada semana), un equipo científico del Programa de Estudio y Control de Enfermedades Tropicales (Pecet), de la Universidad de Antioquia, logró que la Wolbachia se instalara en el cuerpo de los zancudos de París y estos la transmitieran a 15 generaciones.

De hecho, según Iván Darío Restrepo, director del Pecet, si bien a esta etapa en que se garantiza la propagación de la bacteria sigue un estudio de eficacia, ya hay datos contundentes: entre mayo y octubre del 2014, en París hubo 79 casos de dengue, mientras entre enero y diciembre del 2015, cuando ya habían sido liberados los mosquitos, la cifra fue de 20.

El experimento es avalado por la Universidad de Monash (Australia). En el caso de Antioquia, los científicos trajeron desde ese país zancudos infectados con la bacteria Wolbachia, capaz de reducir la habilidad del Aedes aegypti para transmitir el virus del dengue a las personas.

La segunda fase del estudio consiste en evaluar su efectividad en una zona con mayor número de habitantes, como un barrio de Medellín o la zona del Urabá antioqueño.

La Universidad de Monash ya comprobó la efectividad de la Wolbachia para el dengue y para el zika y el chikunguña. Siendo así, dijo Vélez, este tipo de formas de control resultan particularmente efectivas frente a la ausencia de vacunas y curas, como ocurre con estos virus.

Tomado de El Tiempo, Febrero de 2016.